Agresividad y Violencia

Hay personas que piensan y dicen que la violencia es intrínseca al ser humano, y que hay que aceptarlo y resignarse a la violencia. Pero las cosas no son así. Hay consenso científico en que la agresividad es innata. Pero la violencia es cultural, se aprende y por tanto se puede desaprender.

La violencia es una construcción social. Como dice la filósofa y educadora argentina Esther Díaz, que fue, ella misma, víctima de violencia doméstica: “Los seres humanos no somos violentos o pacíficos por naturaleza, sino por las prácticas y los discursos, desde que nos formamos y conformamos como sujetos históricos”

La violencia puede ser entendida como una acción ejercida por una o varias personas en donde se somete de manera intencional al maltrato, presión, sufrimiento, manipulación u otra acción que atente contra la integridad, tanto física como psicológica y moral, de cualquier persona o grupo de personas.

El triángulo de Galtung. Los tres tipos de violencia

El triángulo de la violencia es un concepto introducido por Johan Galtung para representar la dinámica de la generación de la violencia en conflictos sociales. Según Galtung, la violencia es como un iceberg, de modo que la violencia visible es solo una pequeña parte del conflicto. Solucionarlo supone actuar en todos los tipos de violencia, que serían tres:

La violencia directa es la punta visible del iceberg: son comportamientos y actos violentos. Contra la naturaleza, las personas o la colectividad.

La violencia estructural niega la existencia de las necesidades humanas básicas (supervivencia, bienestar, identidad o libertad) y no permite la satisfacción de esas necesidades. Eso se debe –según explica José María Tortosa- a mecanismos de estratificación social. En cualquier conflicto entre dos o más grupos de una sociedad (normalmente caracterizados en términos de género, etnia, clase nacionalidad, edad u otros) el reparto, acceso o posibilidad de uso de los recursos es resuelto sistemáticamente a favor de alguna de las partes y en perjuicio de las demás.

La violencia cultural se refiere a aspectos de la cultura, pertenecientes al ámbito simbólico de la existencia (religión, ideología, filosofía, derecho, lengua, arte, ciencias) que se utilizan para justificar o legitimar la violencia estructural.

Estos tres tipos de violencia se interrelacionan:

En los años 90 la propuesta del sociólogo noruego Johan Galtung revolucionó la manera de entender y abordar la violencia. La idea de violencia estructural aportó una nueva visión, más dinámica, más procesual, más amplia, de la violencia que la que había hasta entonces. Galtung nos hizo ver también que estamos educados en una cultura de violencia, donde no se nos enseña, ni se nos permite, ver alternativas a la violencia. Porque en las escuelas y los demás medios de transmisión y reproducción de la cultura nos han enseñado la historia como una sucesión de guerras; estamos acostumbrados a que los conflictos se reprimen por la incuestionable autoridad paterna, o por la autoridad del macho sobre la hembra, o por las leyes nacionales o internacionales; los medios de comunicación de masas nos venden como la única vía de solución de los conflictos internacionales el uso de los ejércitos, etc. Es decir, vivimos inmersos en una violencia constante, la cual se manifiesta a diario, en todos los ámbitos y a todos los niveles.

Galtung ha expresado así su idea de paz positiva: La Paz no es lo contrario de la guerra sino la ausencia de violencia estructural, la armonía del ser humano consigo mismo, con los demás y con la naturaleza. La paz no es una meta utópica, es un proceso. No supone un rechazo del conflicto, al contrario. Los conflictos hay que aprender a afrontarlos y a resolverlos de forma pacífica y justa.

Manifestaciones de la Violencia

[Política: La que surge de grupos organizados, ya sea que estén o no en el poder. Hace referencia a destrucciones o atentados físicos contra objetos, instituciones o personas cuyo propósito, selección de daños y víctimas, puesta en escena y efecto poseen una significación política y tienden a modificar el comportamiento de los protagonistas mediante una coerción. Sus expresiones son Genocidio, Violación de derechos humanos, Guerra, Brutalidad policial o paramilitar, Hambre, Insurgencia y guerrilla, Contrainsurgencia o represión violenta, Terrorismo, Tortura, Pena de Muerte, Ejecución extrajudicial, Migraciones forzosas, Lavado de cerebro o “Reeducación política”

Socio-económica: Se refleja en situaciones de pobreza y marginalidad. Falta de acceso a trabajo, a un salario digno, y a prestaciones públicas sanitarias, educativas o de previsión social.

Violencia delincuencial: Toda forma de conducta individual u organizada que rompe las reglas sociales establecidas para vivir en grupo. Derivada de conductas que asumen medios ilegítimos para alcanzar bienes materiales (Corrupción política, robo, estafa, narcotráfico…)

Doméstica o Intrafamiliar: «La violencia (empleo de la fuerza física, hostigamiento,acoso o intimidación)[ejercida en el terreno de la convivencia familiar por parte de uno de los miembros contra alguno de los demás o contra todos ellos»(Héctor Mora Chamorro)

Escolar: Acciones que de manera intencionada, aprendida o imitada provocan o un daño a los miembros de la comunidad educativa o su infraestructura, y que se producen dentro de los espacios físicos de la misma. Una manifestación extrema de violencia escolar producida entre alumnos es el acoso escolar.

Algunas Causas comunes de violencia

-El Sistema Capitalista productor de pobreza, exclusión y dominación.

-Colonialismo y neocolonialismo.

-Economía puesta al servicio de intereses económicos y de mercado y no al servicio de las personas.

-Defensa a ultranza de la Propiedad Privada. Baja estima de los bienes y servicios públicos.

-Industria armamentística mundial.

-Intolerancia y extremismos políticos y religiosos. Pretendida defensa de ideas, valores, creencias y símbolos “sagrados”

-Cultura neoliberal dominante. Consumismo y estilos de vida fomentados por los medios de comunicación.

-Razones Históricas: Problemas no resueltos democráticamente. Tergiversación interesada de la historia. Exaltación heroica y patriótica.

-Escaso uso del dialogo. Recurso a la fuerza para resolver conflictos.

-Patriarcalismo y Machismo: El hombre ha creído que tiene el derecho a controlar, a disciplinar con severidad, incluso a abusar de la vida de la mujer y de los hijos.  Eso ha sucedido bajo la apariencia del rol económico del hombre, proveedor de la alimentación.

-Escasa educación política y para la ciudadanía y convivencia, en el hogar, el centro educativo y la comunidad. La educación cívica de escolares y adultos es la mejor forma de prevenir la violencia

Los procesos de paz y acuerdo

En todo proceso de paz dos o más partes enfrentadas acuerdan discutir sus diferencias en un marco concertado para encontrar una solución satisfactoria a sus demandas. Esta negociación puede ser directa o mediante la facilitación de terceros. Las negociaciones formales suelen tener una fase previa, o exploratoria, que permite definir el marco (formato, lugar, condiciones, garantías, etc.) de la futura negociación.

La primera base es garantizar la dignidad de las personas y crear un clima de confianza

El diálogo es un elemento importante para que quienes han estado enfrentados o incomunicados puedan reconstruir sus relaciones. Es una forma no confrontativa de humanizar la interacción entre diferentes y de explorar caminos para resolver los problemas. La esencia de un diálogo con capacidad de tener éxito está en que las personas participantes sean capaces de respetar la dignidad del “otro” y en que estén preparadas para escuchar con la disposición necesaria. Esta escucha requiere permitir un cambio en las actitudes Es importante para ello que se pueda crear una nueva manera de comunicar y de entender profundamente cuáles son las necesidades e intereses, tanto personales como los de la “otra parte”.

Nota: A este TEXTO DE INTRODUCCION acompaña un trabajo subido ya a la red y escrito por José Manuel Martín Morillas.

Los materiales que los animadores del taller recojamos o que recibamos de las personas que quieran participar en el taller los enviaremos para ser subidos a la red.

Le sigue un CUESTIONARIO para facilitar la reflexión previa y para facilitar el diálogo. En el Taller se insistirá sobre todo en cuatro cuestiones, las que llevan los números 2, 4, 5 y 6.

CORREO COORDINACIÓN TALLER 7-SUPERAR LA VIOLENCIA: ROBERTO OIZ IBARROLA: roberto.oiz@ono.com

CUESTIONARIO PREVIO Y PARA USO EN EL TALLER

  1. ¿Qué expresiones de violencia te preocupan más. Elige una o dos.

¿Añadirías alguna otra expresión de violencia a las enumeradas en este documento?

  1. Cuenta, si lo deseas tu experiencia: Alguna manifestación de violencia que has vivido tú personal o colectivamente y cómo las abordaste

  1. ¿Cuáles son, para ti, las causas principales de la violencia? ¿Conoces alguna más que las que indica el documento?

  2. Haciendo una mirada cristiana sobre la realidad de violencia. ¿Qué responsabilidad histórica y actual tenemos, por acción o por omisión, nosotros cristianos de base y nuestras iglesias local y universal?
  1. ¿Te atreves a formular, en una frase breve algún principio ético general para abordar toda situación de violencia?
  1. ¿Quieres proponer alguna acción concreta a nuestro alcance bien sea para prevenir situaciones de violencia, acompañar a las víctimas, restaurar la justicia y/o rehabilitar a los agresores (igual instituciones o personas?

 

Roberto Oiz y Javier Pagola. Comunidades Cristianas de Base de Navarra.

Animadores del Taller “SUPERAR LA VIOLENCIA”

CORREO COORDINACIÓN: roberto.oiz@ono.com