TÍTULO DEL TALLER

 

FORMULAR UNA ESPIRITUALIDAD Y UNAS CREENCIAS PARA EL MUNDO DE HOY

 

BREVE DESCRIPCIÓN

Hay una crisis generalizada de valores:

 

· Intolerancia a todo lo diferente y fundamentalismos de toda índole que generan un ambiente de violencia y odio.

· Actitudes personales basadas en la divinización de la propiedad privada, el poder y el dinero, con egoísmo, individualismo y uniformidad (lo distinto molesta); ausencia del sentimiento de responsabilidad colectiva.

· Crisis de los derechos humanos, también en los países desarrollados.

· Pérdida del sentido de la trascendencia de la vida humana y su carácter de absoluto.

· Alienación de la ciencia, falsa superioridad frente a las finalidades humanistas, inhibición de las responsabilidades sobre sus propias consecuencias.

· El “tener” por encima del “ser”

· Inmovilismo, miedo al cambio (“Soy yo, no tengáis miedo”)

· Polarización de los fundamentalismos islamismo/occidente. Los fanatismos y discursos de odio religiosos, nacionalistas, étnicos…

COLECTIVO RESPONSABLE

 

COMUNIDADES CRISTIANAS POPULARES- CCP

PARROQUIA DE STO. TOMÁS. MADRID

 

 

PERSONA DE CONTACTO

 

NOMBRE: José Ricardo Álvarez Domínguez

 

TELÉFONO: 680 628 823

 

E-MAIL:jralvarezd@gmail.com

 

Este blog pretende ser una herramienta en la preparación del Taller de Redes Cristianas de título: FORMULAR UNA ESPIRITUALIDAD Y UNAS CREENCIAS PARA EL MUNDO DE HOY. Ahora ampliamos este objetivo inicial y nos constituimos como grupo de reflexión sobre nuevos paradigmas en la sociedad y en el cristianismo. Actualizaremos este blog con informes de las reuniones y otros materiales para compartir con vosotros nuestras perplejidades en este cambio de mentalidad. ¿Nos acompañáis?

http://redesreto10.blogspot.com.es/

JUAN JOSE SANCHEZ 30 enero 2015

Desde mi propia experiencia: cómo yo vivo y siento y pienso y cómo a mí me preocupa este tema… Lo que está pasando y cayendo en nuestros días… y cómo ello afecta a la vivencia de nuestra fe, a nuestra espiritualidad…. Y casi sin desarrollar…, solo en el trasfondo del pensamiento actual…

Y por eso, porque parto de mi experiencia, me he atrevido a reformular la propuesta del título de la charla que me dio Evaristo: Reconstruyamos nuestra espiritualidad en este cambio de época… Recuperemos la espiritualidad en este tiempo de “ausencia de espíritu”…

Y es que, aunque es verdad que se está gestando un cambio de época –y haré reflexiones y sugerencias sobre ello- lo más inmediato que me afecta, que nos afecta, cuestiona y perturba… es, efectivamente, la actual situación mundial…, y particularmente nuestra, de “ausencia de espíritu”… Y de ella quiero partir en esta charla con vosotros…

I. Un tiempo de “ausencia de espíritu”, de crisis de espiritualidad

1.1 Tiempo de crisis, tiempo de crisis de Dios

1.2 Bajo la lógica del capital: una cultura materialista, sin espíritu

1.3 La paradoja: muerte del espíritu, abundancia de religión…

1.4 Un nuevo “tiempo axial”: la revuelta de la espiritualidad

II. En camino hacia una nueva (y ¡antigua!) espiritualidad

2.1 Una espiritualidad “mística”, no elitista o clerical

2.2 Una espiritualidad, más allá o más acá de la religión, de la fe en Dios

2.3 Una espiritualidad genuinamente evangélica: “mística de ojos abiertos”

2.3.1 Una experiencia “mística” de Dios: experiencia de despojo, anti-idolátrica

a) Espiritualidad del Dios del Reino: mística mesiánica de la justicia

b) Una espiritualidad transreligiosa de la compasión, ecuménica y ecológica

Enlace a la entrevista completa

Reflexiones sobre la espiritualidad cristiana a partir de Ignacio Ellacuría.

Sebastián Pittl. Facultad de teología de la Universidad de Viena

El presente trabajo intenta rastrear un aspecto de la espiritualidad cristiana que cuestiona críticamente esta tendencia. Se trata de un aspecto ligado a una tradición en la cual espiritualidad no significa escapismo, sino confrontación con la realidad, sobre todo con la realidad de los excluidos y marginados. Esta confrontación conduce a adoptar una responsabilidad concreta frente a la realidad, algo que se realiza solo en el marco de un compromiso social y político y por eso requiere la proximidad a movimientos sociales de base cuya acción comporte resultados influyentes y esté en correspondencia con los criterios del evangelio. Dicha confrontación no es tan solo un peso y un tortuoso esfuerzo, sino principal mente un camino de liberación, en la medida en que no liga la esperanza a meras ilusiones, sino que ejerce su búsqueda en el lugar al que Cristo mismo concedió su singular presencia (Mateo 25, 31-46). En este sentido se trata también de una gracia, porque en su compromiso esta confrontación va sostenida de la presencia del Dios trinitario, que se manifiesta sobre todo allí donde los hombres combaten por su dignidad de “hijos de Dios”.

Las reflexiones que siguen están ligadas en varios aspectos al pensamiento del jesuita vasco Ignacio Ellacuría, asesinado hace 25 años en El Salvador. Ellacuría pagó con su propia vida u n compromiso infatigable del lado del pueblo latinoamericano empobrecido. Su martirio es un testigo impactante de la fuerza y la osadía de una espiritualidad cristiana que no retrocede ante la búsqueda de Dios con ojos abiertos. Las líneas que se leen a continuación intentan mostrar la actualidad de sus reflexiones acerca de la espiritualidad cristiana y señalar al mismo tiempo el desafío y el gran potencial que alberga la tradición de la teología de la liberación para el desarrollo de una espiritualidad cristiana “inactual” – en el mejor de los sentidos.

Enlace al artículo completo

MANUEL FRAIJÓ

Juanjo Sánchez y Evaristo Villar ÉXODO Éxodo 115 (sept.-oct.) 2012

Manuel Fraijó (Guadalcázar, Córdoba, España, 1942), teólogo y filósofo español, discípulo y amigo de grandes pensadores en el ámbito de la teología y la filosofía, como K. Rahner, W. Pannenberg, H. Küng, J. Moltmann y J. B. Metz, en Europa, y José Luis López Aranguren, en España.

Uno de los teólogos españoles con más bagaje filosófico y, desde luego, uno de los filósofos con mayor y más profundo conocimiento de la teología, Fraijó es un pensador de frontera entre la teología y la filosofía, entre la fe y la razón, la religión y la cultura, entre la vida con sus dramas y esperanzas, con sus interrogantes abiertos, y la razón atenta al dolor humano y abierta al horizonte ilimitado donde se anuncia el sentido, y con él la esperanza. Su pensamiento es, por eso, tan hondo y riguroso como abierto y sensible a lo que acucia al ser humano, a las esperanzas incumplidas de las víctimas de la historia.

Enlace a la entrevista